Sabrina S. Turner

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sabrina S. Turner

Mensaje  Sabrina S. Turner el Mar Ene 01, 2013 9:27 pm



Sabrina S. Turner











Nombre Completo:
Sabrina Stephanie Turner
Apodos:
Sabri
Grupo:
Nativos
Nacionalidad:
Americana
Fecha de Nacimiento:
12 de Febrero de 1987
Edad:
26 Años


Descripción Psicológica

Sabrina siempre tiene una sonrisa en la cara, es una mujer carismática; muchas veces va por la calle sonriéndole a cuanta persona se le cruce por el frente; nunca le ha deseado mal a nadie a pesar de lo que pudieran hacerle, no es de las personas que guarda rencores ni mucho menos; lo que siente en el momento simplemente lo dice para deshacerse de odios, es dueña de una gran sinceridad que en muchos casos puede significarle un gran estorbo, ella no necesita ocultar las cosas e inconscientemente termina por decirlas, lo que puede resultar no ser del agrado de las personas a su alrededor. Sin embargo, la morena no cambia por nadie, es auténtica y detesta los estereotipos; creció con el cliché ser una “niña tonta”, aunque ni siquiera llegó a ser medianamente estúpida, tal vez retar a su sociedad fue lo que la impulsó a culturizarse de la manera en que lo hizo.

Una mujer inteligente y preparada; no lo sabe todo en la vida ni se vanagloria de ser una sabia, simplemente es una mujer culta y cortés, de las pocas que aún acostumbra a tomar la hora del té en el jardín de su casa. Sabrina, siempre preocupada por la cultura y la educación, es de las mujeres que tiene una estantería repleta de libros que ha leído a lo largo de su vida; adora la literatura y se ha pasado su vida leyendo grandes clásicos, tal vez por eso su vocabulario es tan rico y en muchos casos refinado. Es del tipo de chicas que va por el mundo corrigiendo a los demás, no le gusta la ignorancia y, aunque la comprende en muchas ocasiones, no la pasa por alto.

De amplios valores morales, su padre se esforzó por inculcarle las mismas enseñanzas que le inculcaron en su momento a él; Sabrina se moldeó como una chica centrada y madura, se podría decir que de esas que “no rompe ni un plato”, no es fiel creyente de que las “reglas están para romperse”, desde pequeña fue más bien como la clásica niñita perfecta: morena, de ojos claros y rostro angelical, llena de inocencia y siempre con una sonrisa pintada en el rostro. Sabrina es una mujer responsable, ve por ella y por otra personita y no está dispuesta a dejar que alguien tan si quiera intente hacerle daño a su familia; la morena es una persona aguerrida y luchadora, sin lugar a dudas pisa firme al lugar que vaya y le hace frente al destino sin temor, es de esas pocas personas que afronta sus problemas y no le tiembla la voz para decir lo que quiere y como lo va a lograr, sabe cómo luchar por sus metas y siempre intenta autosuperarse en todos los sentidos de su vida; Sabrina no es una mujer conformista, si puede tener más, luchará por tener más.

Es una persona atenta, le gusta ayudar a la gente y hacerlos sentir bien; puede tal vez considerarse como un don, pero Sabrina siempre tiene las palabras adecuadas en los peores momentos, es una mujer con un enorme instinto maternal, sabe como acoger a las personas y adora sentir que los demás están bien; no puedes dudar que es una mujer amigable, le gusta sociabilizar con la gente sin importar su físico o su edad, no es de las que se queda callada fácilmente, Sabrina siempre está sacando conversación al extraño sentado junto a ella en el banco de la plaza, o deseándole buenos días a un completo desconocido que alimenta los patos del arroyo.

La morena adora a los niños, nadie es más feliz que ella con un bebé en brazos, es una especie de meta que ella misma se propuso cumplir, sería feliz de tener su propia guardería; dueña de una paciencia infinita, Sabrina no se descontrola fácilmente, su calma puede llegar a ser desesperante para cualquiera que alardee de ser “hiperactivo”, pero es que la morena siempre deja todo a su tiempo, no se apura por hacer las cosas, simplemente le da cavidad en el momento en el que debe tener cavidad. No es amiga del “descontrol”; por el contrario, una vez lo hizo y no acabó demasiado bien; a estas alturas no se arrepiente, pero no desea cometer los mismos errores; nunca la verás de fiesta –tomando en cuenta que en Rose Falls no hay muchas fiestas, en realidad-.

Amante de la buena cocina, ser una excelente cocinera es una de sus virtudes; Sabrina se da su tiempo para preparar buenas recetas y optar por la repostería, adora preparar nuevas platillos y la comida en casa; es una persona muy hogareña y familiar, desde pequeña le enseñaron a ser alguien sin miedo a expresar sus sentimientos y ella siempre ha profesado un gran amor por sus familiares y amigos; nunca abandona a los suyos y siempre está allí cuando la necesitan.



Historia

Producto de una fugaz relación entre la dama francesa fundadora de Chateu L’Amour y el Alcalde de Rose Falls. Sabrina nació el 12 de Febrero de 1987, en el seno de una familia disfuncional; su historia se remonta a la unión de quienes fueron sus padres, en el año 1986, cuando esta dama francesa sostuvo un fugaz encuentro con el mandatario de Rose Falls, un encuentro que derivó en el embarazo de esta mujer y en una confusión que solo sirvió para achacarle a un hombre, una responsabilidad que no era en lo absoluto suya.

Ese hombre fue Andrew Turner, el hombre que, simultáneamente, sostuvo una relación con la dueña de Chateu L’Amour, el mismo que por casualidad se enteró del embarazo de aquella dama y fue embargado por las dudas de saber si aquel bebé era suyo o no; era bien sabido por todos que la francesa era una prostituta muy exclusiva como para ser considerada “de poca monta”, aquella era una dama refinada que pocas veces se relacionaba con sus clientes salvo que para ser cortés y darle la bienvenida a su negocio; Andrew fue diferente, él consiguió que aquella mujer cayera en sus brazos, y poco después de enterarse de su embarazo, le pidió quedarse con su bebé; la mujer no accedió a criar a un hijo junto a él, y después de mucha insistencia y como sabía que la gente sospecharía de la nueva paternidad del alcalde, accedió a que fuera Andrew quien se quedara con el bebé.

No fue sino en 1987 cuando se enteraron que aquel tesoro era una pequeña bebé, una niña preciosa que Andrew llamó “Sabrina” en honor a su fallecida esposa. Al principio, y como era de esperarse, nadie entendía de donde había nacido aquella pequeña niña, pero él jamás dio explicaciones, las habladurías de la gente lo tenían sin cuidado. Para aquel entonces, Andrew recién había abierto una cafetería cerca de los comercios de Rose Falls y, sustentado en las buenas ventas de su negocio, pudo darle una vida que se merecía a Sabrina; la crió con buenos valores, a pesar de no tener a una mujer con quien compartir la carga de lo que tal crianza significaba.

La mujer de Andrew había muerto un par de años atrás cuando regresaba de New Hampshire, después de impartir sus clases en Darmouth College, y después de aquel fatídico accidente en el que la mujer perdió la vida, Andrew no había vuelto a enamorarse, se había enredado con muchas mujeres y una de ellas fue la dama de aquel prostíbulo, relación de la cual nació “su hija”. Aquel hombre, muy dentro de sí, sabía que Sabrina no era su hija, pero la quiso como tal, porque sabía que nunca podría tener un pedazo de su verdadera Sabrina, aquella mujer que murió sin darle un hijo.

La morena creció en un ambiente lleno de amor, era la adoración de su padre y ella nunca hizo menos la confianza que Andrew le dió, desde chica fue alguien dedicada a sus estudios y dio la talla en todos los sentidos. La amistad que unía a su padre con el director de Darmouth, además de las excelentes calificaciones de Sabrina, le posibilitó a la chica obtener una beca en tan prestigiosa institución, de allí que inscribiera educación como su carrera.

Con 24 años, la chica egresó de Darmouth con mención honorífica y mientras celebraba en una fiesta en el lago, cometió un desliz con un turista que iba de paso por Rose Falls; fue aquella situación la que derivó en un embarazo completamente inesperado; Sabrina quiso decírselo a aquel hombre, pero él simplemente desapareció. Por si fuera poco, cuando la morena apenas contaba con cuatro meses de embarazo, su padre cayó en cama por la fase terminal de una enfermedad que se había mantenido en silencio durante mucho tiempo, el cáncer.

El cáncer acabó con Andrew a los pocos meses después del nacimiento del hijo de Sabrina, a quien en honor a su padre, también llamó Andrew; aquel niño era un bebé hermoso, Sabrina se dedicó en cuerpo y alma a su hijo y al manejo de la cafetería que le había dejado su padre; por lo que no ejerció su carrera más que para algunas clases particulares que les daba a los niños de Rose Falls, fuera de eso, Sabrina se convirtió en la dueña del negocio Turner, a pesar de que antes de morir, su padre le confesara que él no era realmente quien le dió vida, sino el Alcalde de aquel lugar. Actualmente, tiene 26 años, es una mujer muy joven y el pequeño Andrew apenas tiene 2 años.













Gustos:
° La repostería.
° Los niños.
° La literatura.
° El piano.
° Los amigos y pasar tiempo con ellos.
Disgustos:
° Las mentiras.
° Los chantajes.
° La ignorancia.
° La rebeldía.
° El rechazo.
Fobias
° Las arañas.
° Perder a su familia.
° Espacios cerrados.
Manías:
° Morder su labio.
° Juguetear mucho con su cabello.
° Tararear.


katherine Designes para Rose Falls-
avatar
Sabrina S. Turner
Admin

Mensajes : 52
$ : 96
Fecha de inscripción : 29/12/2012

Ver perfil de usuario http://rosefalls.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.